Numerosas personas que sufrieron el covid-19 siguen sintiendo secuelas como fatiga o sofoco un año después de pasar la enfermedad, desveló un estudio chino sobre los efectos a largo plazo de la pandemia.

“Alrededor de la mitad” de los pacientes salidos del hospital “sufren al menos un síntoma persistente (el más habitual es la fatiga o la debilidad muscular) y un paciente de cada tres todavía padece ahogos” doce meses después, señala el artículo publicado este viernes en la revista británica The Lancet.

Estas proporciones son todavía más elevadas entre los pacientes afectados por una forma severa del covid-19 y que pasaron por las unidades de cuidados intensivos.

La investigación se basó en un chequeo médico realizado a casi 1.300 personas salidas entre enero y mayo de 2020 de un hospital de Wuhan, la primera ciudad afectada por la pandemia.

Estos datos se compararon con los recogidos a los seis meses de que estos pacientes salieran del hospital.